sábado, 12 de julio de 2008

El docente en su quehacer pedagógico


Son tantas las variables que influyen en el proceso de aprendizaje de nuestros educandos, que por más que quisiésemos dominarlas todas no sería posible. Es así, como los docentes deben adaptarse, a todo aquello que rodea al educando, desde la familia, hasta situaciones tan preocupantes como algún síndrome deficitario que el educando pueda presentar. Siendo esta la panorámica que rodea el quehacer del educador, es que cabe preguntarse, ¿cuán difícil se vuelve la transformación del contenido en didácticas?, que permitan que el educando adquiera aprendizajes significativos, como también que dichas didácticas sean acordes con el contexto en el que se desenvuelve el proceso educativo.
Realmente es difícil y ardua la labor que cumple el docente, ya que no sólo es un transmisor de conocimientos, sino que debe buscar además las metodologías especificas que permitan que todos o la gran mayoría de los educandos que a su cargo se encuentran, aprendan y es en este preciso momento donde las didácticas de las ciencias sociales adquieren un rol fundamental, a través de ellas el educador transforma los contenidos, para que sean significativos a los educandos; es necesario pensar también que el contexto en el que se desarrolla el docente marca la pauta del cómo llevar a cabo su labor, debido a que se debe adecuar a la herramientas que el establecimiento educativo les entrega.
Por tanto, pensado en los educadores en general, es bastante difícil la labor, sobre todo para aquellos que se desempeñan en establecimientos con deficiencias sobre todo en el ámbito económico, ya que este se vuelve un doble trabajo para los educadores, uno de ellos es el entregar conocimientos, y la segunda es el pensar en cómo transmitir esos conocimientos (didácticas) de modo de adecuarse a la realidad y ¿quién nos ayuda con eso?.

No hay comentarios: